in

Welcome to Alegra Barcelona!

Despedimos el pasado mes de mayo con una cita gastronómica ¿El lugar? El restaurante Alegra Barcelona, situado en la segunda planta del centro comercial Maremagnum de la ciudad condal, un espacio entre el cielo y el mar que abre sus puertas con el objetivo de llevarnos, a través de sus platos, por un recorrido culinario en el que disfrutar con los cinco sentidos.

IMG_4291Accedemos al Alegra a través del centro comercial, una entrada a la que pronto, y según Vanessa Solé, directora de marketing, se le unirá un acceso privado – “está previsto que para finales del mes de junio ya esté en funcionamiento un ascensor de cristal con vistas al skyline barcelonés, que permitirá a los clientes subir hasta el restaurante de forma directa y que contará además con un servicio de aparcacoches”.- algo que nos comenta en la terraza del restaurante, el primer lugar en el que comenzaremos a disfrutar de un menú degustación con el siempre apetecible jamón, cortado al momento, acompañado de pan con tomate y unas ostras bañadas con cava sólido o limón.

Aunque siempre que pensamos en un lugar situado frente al mar, nos imaginamos un increíble cielo azul, los días nublados, como el que había ese día – ya se sabe, hasta el 40 de mayo no te quites el sayo – tienen también su encanto y más, si van acompañados de un buen menú y una agradable compañía; desde la amplia terraza del restaurante Alegra, con capacidad para más de 200 comensales, las inmejorables vistas de la ciudad de Barcelona nos hace pensar que, al igual que cuando subimos a un barco la cubierta  – donde poder respirar el mar –  es el primer lugar que queremos pisar, esta “cubierta gastronómica” no es, a pesar del tiempo, menos deseable.

IMG_4315Y pasamos al interior del restaurante, un espacio que puede dar cabida hasta más de 170 personas, presidido por una gran columna central a modo de “mástil mayor” en torno a la que gira una decoración al más puro estilo de los barcos de lujo y cuya base está rodeada por un confortable asiento en el que el brillo metalizado de su tapizado contribuye a potenciar ese aspecto lujoso. Amplias cortinas teñidas de rojos y dorados con las que crear pequeños reservados o no, arropan la calidez de unas mesas de madera sobre las que irán desfilando cada uno de los platos degustados y a las que rodean en algunas zonas y de forma alternativa, sillas con sillones de orejas que añaden, además, el toque acogedor. Una decoración que fusiona perfectamente la modernidad con un toque elegante y clásico, y que destaca gracias a la luz que proyectan, unas espectaculares lámparas en forma de espiral unas, como si de caracolas marinas se trataran, y en forma cóncava cual medusa otras, como la situada sobre una de las barras interiores.

IMG_4324Una escenografía “navy de lujo” en la que nos disponemos a degustar un menú que representa la cocina del Alegra, una cocina que parte de la mediterránea y que se basa en los productos frescos del mercado, con un enorme respeto a la estacionalidad de las materias primas y a los productos autóctonos de la zona. El desfile gastronómico comienza con una selección de platos fríos encabezados por el “empedrado mar y montaña” al que le siguen un sabroso “montadito de steak tartare” y la original puesta en escena del “tataki de atún con aire de cítricos“. Pasamos del frío al calor con unas “brochetas de pulpo y panceta“, la crujiente tempura de los “dados de morro de bacalao” y unas deliciosas “croquetas caseras” que dan por finalizado los entrantes. Seguimos disfrutando ahora con el sabor a mar de un “arroz caldoso de bogavante” que dará paso al jugoso “chuletón de Gerona con su guarnición“, un último plato antes de los postres que pudiendo parecer y – así lo creía -, imposible de digerir a estas alturas no por ganas sino por faltas de espacio ;-) , resultó de lo más sorprendente por su exquisito sabor y tierna textura ¡cómo no devorarlo!

IMG_4294El broche final a un almuerzo degustación acompañado no sólo con buenos caldos y compañía, sino también de un servicio atento y profesional, lo puso el dulce sabor de un postre formado por “cheesse cake con chocolate blanco y fruta de la pasión” y el “basilic moment” y no, no es que nos pusiéramos a orar… no! al final y como es habitual en cada servicio del restaurante Alegra, nos obsequiaron, más si cabe, con un chupito cítrico, un refrescante cóctel formado por vodka infusionado con albahaca y clavo, sirope de jengibre, limón y clara de huevo. Un combinado que resultó perfecto para terminar nuestra experiencia Alegra en la que el “cóctel” que forman su privilegiada ubicación, las inmejorables vistas, un sensacional diseño y el atento servicio unido a la amplia y creativa oferta gastronómica lo convierten en un espacio exclusivo en el que poder disfrutar en “petit comitè” o en eventos, ya sean particulares o de empresa, e incluso y como también nos proponen, realizar actividades como catas de vino, maridajes o talleres de gin tónics y cócktails con su coctelero.

Nosotros nos vamos… ahora darán paso las tardes y las noches del Alegra Barcelona donde poder disfrutar del placer de relajarse frente al mar con el envolvente sonido de la música en vivo, una inolvidable experiencia que complementa con la puesta de sol la oferta diurna de este nuevo concepto gastronómico y que además del live music tiene como protagonistas a los gin tónics y cocktails más sugerentes…. ¿Y si nos quedamos ;-)?

¿Te ha gustado?

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este verano los cristales de Swarovski también visten tus pies

Gisele Bündchen se estrena como imagen de Stuart Weitzman para el otoño-invierno