© Hockley.La historia comienza cuando Stella McCartney prestó a una estilista un sujetador de su colección de lencería. La diseñadora británica, de 36 años de edad, hija del ex-Beatle Sir Paul McCartney, es una reconocida defensora de los derechos de los animales así como una estricta vegetariana. En su momento ya mostró abiertamente su enfado con la modelo Kate Moss por llevar pieles, al igual que hace poco también atacó a Naomi Campbell por lucir un abrigo de visón.

La sorpresa llegó cuando Stella vio un anuncio de Hockley que aparecerá en el número de septiembre de la revista Vogue. © Hockley.En él y bajo un abrigo de visón largo -valorado en 6.450 libras, unos 8.200 euros- descubrió el sujetador que había prestado, lo que provocó un enorme enfado por su parte.

En declaraciones al diario The Daily Telegraph, una fuente cercana a la diseñadora comentó: “Si Stella hubiera sabido que iba a ser utilizado por Hockley, no lo habría prestado. Fue cedido de buena fe a una estilista pero cuando Stella vio la imagen se puso furiosa. Stella está disgustada.”

Hockley, renombrada boutique de Londres famosa por tener prendas de los mejores diseñadores de pieles del mundo, ha pedido disculpas por el error, y como el número de la revista Vogue ya está impreso ha prometido no volver a utilizar el anuncio.

Un portavoz de la firma londinense ha comentado: “Hockley es consciente y respeta los puntos de vista de Stella McCartney. Ha sido un desafortunado error y Hockley no ha tenido la intención de hacer sentir incómodo a nadie.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*