© vía Rapid Report Comunicación.El estudio pionero, encargado por Lancôme entre más de dos mil mujeres pertenecientes a distintos grupos étnicos (caucasianas, asiáticas, afro-americanas) de todo el planeta, señala que sólo el 21% está satisfecho con sus pestañas. Basado en casi 600 horas de entrevistas a 2.300 mujeres y 5.000 fotos de sus pestañas, el estudio ha permitido extraer conclusiones muy interesantes sobre las diferentes tipologías de pestañas, según el grupo étnico y según las insatisfacciones que destacan las encuestadas.

© vía Rapid Report Comunicación.
© vía Rapid Report Comunicación.
© vía Rapid Report Comunicación.
© vía Rapid Report Comunicación.
© vía Rapid Report Comunicación.
© vía Rapid Report Comunicación.

El estudio revela que las pestañas se pueden clasificar en 6 familias distintas y que existe una aspiración común para todas las participantes en el estudio: unas pestañas largas, espesas, rizadas y desplegadas. Pestañas como un abanico, que es la metáfora más utilizada en poesía para referirse a ellas. Pero con esta definición sólo se identifican 20 de cada 100.

Además de las pestañas largas, abundantes y rizadas, de las que nadie se queja, gracias a las opiniones de las mujeres que han participado en el estudio, se pueden clasificar las pestañas en función de diferentes características:

– Pestañas “indisciplinadas”. Abundantes, pero rebeldes. Con frecuencia coincide con el tipo de cabello.

– Pestañas “irregulares”. Que presentan huecos, especialmente en la esquina interna del ojo. Afro-americanas y japonesas son las que más se quejan de esta característica.

– Pestañas “rígidas”. Sin curva, y tiesas, confundiéndose con el contorno del ojo. En Japón además se quejan de que se inclinan hacia abajo, hasta el punto que el 80% usa rizadores de pestañas.

– Pestañas “debilitadas”. Cortas, poco densas y poco curvadas.

– Pestañas “claras”. De tonos claros: rubio, rubio oscuro o pelirrojo, que contrastan poco con la piel y son casi invisibles. Es uno de los rasgos que más afecta a las caucasianas.

Las pestañas no sólo remarcan nuestro rostro, también funcionan como filtro de la luz y como barrera para evitar que elementos extraños se introduzcan en los ojos. Están formadas por escamas de queratina y crecen, se debilitan y caen, igual que el cabello. Además de su función fisiológica unas pestañas bonitas son un elemento estético muy valorado en todas las culturas y está considerado como una herramienta de seducción femenina.

En el mercado han proliferado tratamientos y productos que buscan destacar las pestañas: tintes, postizos, fármacos que las alargan, y por supuesto lo más común, el maquillaje, las máscaras de pestañas, que en la actualidad presentan versiones más avanzadas con tratamientos fortalecedores, y cepillos vibradores que estimulan el crecimiento natural de las pestañas.

Ahora y gracias a este estudio, podemos conocer un poco mejor los diferentes tipos de pestañas, y cada mujer podrá optar por el tratamiento o maquillaje que más le convenga. Por encima de todo conviene recordar que unas pestañas saludables son consecuencia de una buena alimentación, ya que una dieta escasa en vitaminas provocará pestañas débiles y proclives a la caída; y que en caso de utilizar máscara de pestañas, la limpieza nocturna es primordial, ya que si no se desmaquillan se pueden quebrar por falta de oxígeno.

Ante todo hay que mantener las pestañas que se tengan de forma saludable. ¿Perteneces tú a este 20% que está satisfecha con sus pestañas? ¿O estás dentro del 80%?

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*