Por amor, por afición, por rebeldía… los tatuajes dicen tanto de nosotr@s y nuestras experiencias… Pero ¿qué sucede si un día queremos borrar un tattoo? Seguro que habrás visto cómo tras hacer pública su separación, Melanie Griffith ha borrado el tatuaje que tenía con el nombre de “Antonio”, un borrado que no es resultado del Photoshop.

Borrar un tatuaje es posible pero ¿qué debes tener en cuenta?

El color: Aunque pueda parecer todo lo contrario, cuanto más oscuro ¡¡mejor!! Los tonos oscuros son los que mejor y más rápido desaparecen, mientras los colores más claritos -como el verde y especialmente el amarillo- son los que más trabajo dan a la hora de eliminar de forma completa.

El tipo de tinta: Según los componentes de la tinta, el tattoo se fragmenta mejor y elimina antes.

La profundidad: Si el tatuaje te lo ha hecho un profesional estás de suerte porque son más uniformes y su profundidad es la ideal para que actúe el láser.

El tamaño: Está claro que es un factor clave. Cuanto mayor sea el tamaño más sesiones necesitarás. En caso de ser una superficie grande será necesario dividir el tatuaje por zonas y sesiones.

Resultados: Siempre puede quedar algún punto de tinta residual, igual que también puede quedar una marca residual hipopigmentada en algún punto como si se tratara de una pequeña cicatriz de acné o una pequeña estría de la piel.

¿Cómo se elimina un tatuaje?

Borrar tatuajeComo ya debes imaginar la respuesta está en el láser, en este caso un láser especial como el que utiliza el sistema Q-Switched. El haz luminoso que emite el láser emite una acción foto-acústica sobre el tatuaje chocando sobre la superficie, lo que produce una onda de choque que fragmenta el pigmento de la tinta en pequeñas partículas. Progresivamente, éstas son expulsadas por el sistema linfático, aclarando el color del tatuaje.

Dependiendo del color de la tinta y la profundidad necesitaremos más o menos sesiones, aunque el mínimo siempre suele estar en 3 sesiones separadas por 1 mes. Los resultados los comenzarás a percibir una semana después de la primera sesión.

La primera semana los expertos recomiendan una cura oclusiva con cremas oleosas y antisépticas. ¡Ah! Y muy importante, mantener la protección solar durante un mes para conseguir una óptima regeneración de la superficie de la piel y disminuir al máximo el riesgo de marcas. En este caso, está claro que el sol y el verano son incompatibles con la eliminación de tatuajes, así que si estás pensando en borrarte uno, mejor espera al otoño.

¿Se puede volver a tatuar la piel?

Si has borrado un tattoo y quieres tatuarte otro en la misma zona podrás hacerlo unos meses después de la última sesión a la que te hayas sometido.

Si quieres informarte sobre el sistema Q-Switched y la eliminación de tattoos, puede hacerlo en la Clínica Tufet de Barcelona. Tfl. 93 272 23 72

Foto de portada CEBImagery.com vía Compfight cc.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*