La estética oncológica está cada vez más presente entre los pacientes de oncología, ayudando no sólo a paliar los transtornos derivados de la propia enfermedad y sus distintos tratamientos, sino contribuyendo además a elevar su bienestar físico y emocional, algo vital.

La piel, la circulación, el tono muscular y el cabello precisan de un cuidado especial en los pacientes oncológicos, un cuidado para el que Backstage BCN ofrece un completo programa liderado por Nuria Soteras*, una de las esteticistas pioneras en esta área.

A nivel cutáneo, la piel sufre de hipersensibilidad, sequedad, pigmentaciones, e irritaciones, además de secuelas visibles como pueden ser las cicatrices resultantes después de una mastectomía. La alopecia o caída del cabello, total o parcial, así como la caída de cejas y pestañas son consecuencia de los tratamientos, algo que también se nota a nivel circulatorio, como edemas en las extremidades inferiores y hormigueos en manos y pies. Y a nivel muscular, se acentúan los dolores localizados en la espalda, sobre todo en cervicales y dorsales.

Como respuesta a estos transtornos, Backstage BCN propone un tratamiento completo que contempla las tres fases por la que atraviesa el paciente:

Antes: Fase dirigida a preparar la piel para una cirugía o para los tratamientos de radio y quimioterapia.

Durante: Fase que se extiende a lo largo de todo el tratamiento oncológico para ayudar a mantener la piel.

Después: Fase en la que se busca una recuperación de la piel y una mejora inmediata de la misma.

Si quieres obtener más información sobre el área de estética oncológica puedes visitar la web de BackstageBCN.com.

* Nuria ha realizado una formación de dos módulos en la Clínica Planas de la mano de la Fundación Ricardo Fisas de Natura Bissé, y colabora semanalmente y de manera voluntaria en el Instituto Catalán de Oncología (ICO), centro que trabaja conjuntamente con el Hospital Universitario de Bellvitge.

Al atravesar una etapa de estrés y angustia como puede ser ésta, ocuparse del aspecto físico ayuda a reconciliarse con uno mismo y recuperar la moral,” comenta Nuria. “El papel de la esteticista es muy importante en la salud, estado anímico y rápida recuperación de la piel de nuestras pacientes. Me siento muy sensibilizada con esta enfermedad.”

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*