La actriz norteamericana regresa a la maison para volver a protagonizar una de sus campañas; una relación que comenzaba gracias a su amistad con Marc Jacobs, y que la convertía en imagen de la campaña otoño-invierno 2013 de Louis Vuitton.

Al igual que en esa primera campaña, Peter Lindbergh ha sido el autor de las fotografías de la campaña, con estilismo de Carine Roitfeld, una imagen minimalista con protagonismo único de Michelle Williams y los bolsos, donde encontramos las nuevas ediciones del modelo Alma, Lockit y Capucine, y donde los tonos blancos y negros que viste Michelle resaltan el espectacular colorido de la colección.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*