Marco & María Barcelona Bridal WeekMarco Marrero y María Díaz elegían para el desfile conmemorativo del 25 aniversario de la Barcelona Bridal Week un vestido de novia con una historia muy especial, una pieza única creada ¡¡a partir de la tela de un paracaídas de la II Guerra Mundial!!

Si cada vestido de novia tiene su propia historia, este desde luego tiene una de película. Todo comenzó en 1.939, sí, sí, has leído bien… 1.939, en plena II Guerra Mundial. Tom Davies, un niño de 8 años de edad, recogía en la playa de Borth -un pueblecito costero de Gales- un paracaídas de la Royal Air Force. La seda con la que estaban confeccionados aquellos paracaídas era muy preciada y a pesar de la prohibición impuesta por las autoridades, que obligaba a la devolución de los mismos, eran muchos los que se quedaban con la tela y la empleaban para confeccionar distintos tipos de prendas.

M&M en la Barcelona Bridal WeekEn el caso de Tom, su familia utilizó parte de la tela del paracaídas para confeccionar el traje de bautismo de su hermana pequeña, guardando la tela sobrante. Con el paso de los años, Tom contrajo matrimonio con una canaria, tía abuela de una prima de los diseñadores.

Conocedora del valor de la tela, regaló la seda a Marco y María, un regalo que mantuvieron durante mucho tiempo como si de un tesoro se tratara y para el que reservaron una ocasión especial.

M&M y su vestido de tela de paracaídas en la Barcelona Bridal WeekSeleccionados en 2014 como representantes oficiales de nuestro país en la World Fashion Week, Marco y María encontraron esa ocasión especial que habían estado esperando para dar vida a la tela de seda del paracaídas.

De esta forma M&M diseñaron un vestido de novia que se convirtió a su vez en un homenaje múltiple; no sólo a los trajes de novia en los que muchas mujeres, dada la escasez del momento, convertían esas telas rescatadas de la playa, sino también a la ciudad de París, donde en el año 1.797 tuvo lugar el primer salto en paracaídas de la historia, y donde con motivo de esa World Fashion Exhibition (WFE), el vestido fue subastado con fines benéficos.

Gracias a la generosidad de su actual propietario, Marco y María han rediseñado el vestido de novia bordando de forma totalmente artesanal con más de 500 cristales de Swarovski algunas partes del traje, especialmente la zona del pecho, un proceso creativo para el que han empleado un mes y cuyo resultado pudimos ver en el desfile del 25 aniversario de la Barcelona Bridal Week celebrado en el Palacio de Pedralbes.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*