El Museu Marítim de Barcelona se ha estrenado como escenario de la 15 edición de la 080 Barcelona Fashion, una pasarela en un entorno histórico como son las Drassanes Reials que abría Pablo Erroz con su colección Nostalgic, y sobre la que veremos las propuestas para el próximo otoño-invierno 2015-16.

Además de Pablo Erroz, Edgar Carrascal, Celia Vela, Brain & Beast y MANGO, completaban la agenda de una tarde de lunes frenética. Aquí tienes un resumen con los looks de cada colección.

Pablo Erroz

Nostalgic abría la 080 Barcelona Fashion con una propuesta en la que la lana, las napas, los paños y los algodones transmiten una agradable sensación de calidez. Con una paleta de colores en la que el azul navy tiene especial protagonismo, junto a tonos tierra, grises, un blanco hielo y un suave amarillo, Nostalgia reinterpreta los estampados clásicos para jugar con nuevas geometrías.

De cortes elegantes y sofisticados, las prendas muestran su inspiración en el estilo de principios de siglo XX y la etapa de emigración americana a países como Alemania tras el crack del 29; aires vanguardistas que Pablo Erroz adapta a la actualidad para ofrecer a una mujer y un hombre distinguido.

Edgar Carrascal

Medellín y Barcelona marcan el estilo de Blue Rose, un reflejo emocional del sentir que motiva las colecciones de Edgar. La rosa se convierte en elemento inspirador, una flor que lejos de los colores convencionales se tiñe de un azul que esconde la melancolía del diseñador por estar alejado de las que son sus dos ciudades talismán.

La camisa destaca con fuerza en una colección que da un giro a las líneas convencionales, unos cortes que sorprenden por sus formas y que a su vez juegan con las formas geométricas provocando efectos visuales de gran fuerza. Como el nombre ya nos advierte, el azul domina sobre el blanco y el negro, con algún que otro toque de dorado y plata, todo sobre telas como el algodón, la poliamida, las lanas frías y un material poco esperado como el poliestireno, capaz de dar forma a figuras decorativas como los pétalos que ves en las fotos.

Celia Vela

La influencia de Japón, mercado para el que Celia Vela trabaja desde 1999, se deja notar en la colección de Celia Vela, una propuesta que en ciertos momentos nos recuerda a personajes que parecen emerger de una historia manga, y que en algunos de los diseños también nos evocan las formas de samuráis modernos. Minivestidos, shorts y pantalones que dibujan la silueta femenina.

Una paleta en negro, gris y morado que se transforma en llamativos prints florales que recuerdan a los kimonos de boda, una inspiración que nace de la historia sobre la que gira la propuesta presentada por Celia Vela, una historia de amor entre una japonesa y un barcelonés contada a la diseñadora por sus propios protagonistas.

Brain & Beast

Ángel Vilda, Verónica Raposo y César Olivar hicieron de < MANIAC > la propuesta más atrevida y colorista de este primer día de la 080 Barcelona. Con su habitual sentido del humor, Brain & Beast presentó una colección en la que la monocromía de negro y grises se ve sacudida por diseños de rojo intenso, azul, y tonos suaves como el verde o el rosa.

Transgresores en las formas, los abrigos con bolsillos-bolso, las faldas mini, los jerseys de mangas interminables y una sorpresa escondida, la de ver a Ángel Vilda sobre la pasarela desfilando con sus diseños.

MANGO

Cerrando este primer día de desfiles y completando también este nuevo formato en la agenda, en el que firmas consagradas y creadores jóvenes comparten protagonismos por igual, MANGO nos propone una colección para esta primavera-verano.

Con una paleta de colores en la que el blanco brilla especialmente; los tonos tierra y los crudos, junto a una propuesta denim bastante marcada, retratan la marcada inspiración hippy de la colección. De estilo bohemio y con elementos propios de la década de los ’70, como los flecos, los vestidos y las faldas largas, los minivestidos, los ponchos, quimonos lisos y los estampados, nos transportan a épocas de explosión de libertad.

La colección se completa con una línea en la que los blancos y marrones dan paso a un estilo más elegante en el que el negro toma el relevo sin perder el toque boho-chic de una propuesta que resulta especialmente fresca y libre.