© La Lola.Tras un paréntesis, cambios y reajustes, retomamos K-talento, una sección muy especial para nosotros; seguramente la que más cariño nos despierta, porque supone acercarnos directamente al trabajo de nuevos creadores, artistas y diseñadores que nos transmiten su entusiasmo, ganas de hacer, y sobre todo crear, muchas ganas de crear.

Nuestro todavía pequeño recorrido por la geografía española en busca del talento nos ha llevado a Valencia, Madrid, Vigo y hoy, este peregrinar nos lleva hasta la ciudad de Barcelona, donde tenemos una cita con Meritxell Romero, la persona que está detrás de un proyecto cuya puerta de entrada es La Lola.

La Lola no es una tienda en el sentido literal de la palabra, algo que iremos descubriendo a lo largo de este encuentro en el que Meritxell nos desvelará sus ideas, proyectos y sobre todo, nos transmitirá su entusiasmo.

© Agente-k.Nos citamos en el barrio de Sants a primera hora de la tarde. Al llegar Meritxell nos recibe tras el mostrador con una sonrisa. Un mostrador enmarcado por las grandes flores en tonos rosa del papel que cubre la pared y tres pequeñas lámparas de estilo vintage, sin duda, un rinconcito que nos revela algo del carácter de Meritxell, alegre, perfeccionista y amante de la estética vintage.

Hoy no está su compañero y amigo que le ayuda en las tareas de La Lola, así que vamos charlando mientras van entrando y saliendo clientes y conocidos (le comento que no se preocupe, que atienda con tranquilidad, pero ella es de la que prefiere dejar que se muevan cómodamente por la tienda), “si necesita cualquier cosa aquí estoy” le dice amablemente a una chica que finalmente se queda con una pulsera de uno de “sus niños”… pero de eso, hablaremos más adelante.

Realmente no para, no para de hablar, de moverse, su entusiasmo es más que evidente… imposible seguir un guión, y eso que lo intento, pero su emoción contagia y yo misma me enredo, me enredo…así que stop, que aquí se rueda, digo ¡se graba!

Como con todo, vamos a empezar por el principio…

© La Lola.¿Quién es La Lola?

“La Lola es una chica muy luchadora, con muchas ganas de diseñar, de crear, de hacer cosas nuevas y de ayudar a mucha gente que es como yo. Yo he tenido la gran suerte de abrir La Lola y me han ayudado muchísimo en mi vida, lo he pasado mal, y en esos momentos me han ayudado, quiero devolver todo lo que me han dado. Voy a ayudar como me han ayudado a  mí, ayudar muchísimo. Soy  una chica que disfruta con su negocio que es como me gano la vida, que disfruta con lo que hace y con “mis niños”, mis diseñadores.”

Tus niños, se te ilumina la cara cuando los nombras pero antes de hablar de ellos, nos gustaría que nos hablaras de las lolitas, ellas fueron las que nos llevaron a conocerte. La Lola, las lolitas…, es como lo del huevo y la gallina ¿qué fue primero?

“Las lolitas son mis niñas, son mis muñequitas, comenzaron siendo broches y ahora serán también protagonistas de una colección de camisetas, bolsos… Meritxell se para un momento, mira hacia arriba y me dice: todo comenzó con un deseo, el deseo de una niña, mi hija, que un día me pidió ¿mamá por qué no me haces una muñeca? Sí, fue así, ella me veía siempre haciendo esto y aquello y me pidió algo para ella, una muñeca…Me puse a ello, como siempre sin planearlo y salió, salió la primera lolita… Y así, el día en el que decidí montar una tienda el nombre vino sólo, bueno de la mano de las lolitas que para entonces ya eran muchas…

Así que sí, aquí el dilema está resuelto, la lolita fue primero…lo del huevo y la gallina no lo puedo resolver…”

© La Lola.Entonces, todo comenzó sin planearlo ¿no?

“Sí, la verdad es que fue así, mi hija me pidió una muñeca y creé la primera lolita, luego la “colgué” para que mi gente y mis amigos la vieran. A mi prima que tiene varias tiendas le encantaron y me pidió que le hiciera unas cuantas…y así empecé a venderlas aquí y allí, realmente no fue nada planeado, yo fui la primera sorprendida.

Lo hice y me salió, me salió la primera lolita, que no es exactamente como es ahora, sí que la esencia es la misma pero la he ido rectificando. No fui consciente, creo que no lo encajaré en mi vida, se conoce que me salió bien y me encantó…y ahora estoy enamorada de mis lolitas pero porque cada una tiene…lo que voy a decir igual es una tontería, pero cada vez que vendo una es como si me quitarán una parte de mí…”

Esto nos lleva a preguntarnos si alguna vez, al terminar un diseño, has pensado… ésta no la vendo.

No porque yo no creo para vender, creo porque es lo que sé hacer, está claro que si se venden, mejor, para eso está el negocio, pero a la hora de crearlas no es lo que está en mi mente.

La chica que está en la tienda, la de la pulsera, se acerca al mostrador  a preguntarle algo, así que aprovecho para moverme y acercarme hasta un biombo a modo de probador  que está en el fondo; cuando Meritxell se despide de la clienta, viene hasta donde yo estoy y me comenta “este biombo es  mi joya, era de mi abuela y ahora puedo disfrutarlo aquí, en mi día a día, es muy especial para mí.

© La Lola.En cada rinconcito de la tienda hay algo de tí,  si el mostrador a la entrada nos habla de tu carácter, aquí junto al biombo de tu abuela se advierte, una vez más, tu gusto por todo lo antiguo pero en esta ocasión, vinculado a los sentimientos. Nos da la sensación de estar en un espacio vivo que transmite tu esencia.

“Supongo que sí, que cuando haces algo con cariño algo de ti se refleja…además, aquí no sólo vendemos, aquí trabajo, aquí creo…” me comenta señalando una pequeña mesa que hay en el centro a la que nos acercamos.

Una mesa sobre la que ya no cabe nada más, telas, fieltros, cintas, hilo… infinidad de materiales para realizar no sólo las lolitas, que aunque sean las protagonistas, las manos de Meritxell también crean collares, pendientes, tocados… “Ésta es mi mesa de trabajo” afirma sonriente,

© La Lola.¿Aquí es donde te pones manos a la obra cuando te llega la inspiración?

“Bueno,  hablar de inspiración primero y luego creación, igual éste no es el orden en mi caso. Sí que me inspiran muchas cosas, me inspiro en la gente de la calle, lo que voy viendo…pero cuando me siento en mi mesa de trabajo, por ejemplo, a hacer una lolita, jamás pienso en cómo la voy a hacer; me siento, empiezo por la carita, hago el pelo, enseguida empiezo a pensar en el vestido, creo sin un guión, cuando me siento me inspiro. Es sentarme en la mesa y crear… igual sucede con los collares y todo, nunca pienso en lo que voy a hacer… creo.”

Palabras que nos subraya, señalándonos una de las pocas lolitas que le quedan a la venta ahora mismo. Nos explica que es de estilo vintage, peinado de pelo corto… De esta forma nos muestra que no hay un motivo, un hilo conductor, hay referencias; si estamos en primavera…tela con flores, que es invierno… tonos más oscuros…”No hay ninguna lolita igual, bueno a veces por encargo se repiten pero casi todas las lolitas son únicas.”

© La Lola.Viendo los diseños que haces, donde las estrella son las lolitas, aunque también encontramos collares y tocados; vemos que todo son creaciones propias y nos queda muy claro el esfuerzo extra que hay que hacer cuando no sólo se lleva el negocio, sino que además, parte de la mercancía la producen tus propias manos. Hablemos de marketing. Darte a conocer, que tu producto llegue al público, desde luego no es tarea fácil ¿cómo lo haces, cómo se hace uno un hueco en este mundo?

“Vía internet…redes sociales…ferias, mucho trabajo, mucho boca a boca, buena atención al cliente…mucho trabajo y en definitiva, no parar.”

Barcelona, tu ciudad. ¿Es una ciudad abierta para este tipo de negocio donde se muestra el trabajo de nuevos diseñadores?

“Para mí Barcelona es la mejor ciudad,” dice con el sentimiento de quien ha nacido aquí, en uno de los barrios más emblemáticos de la ciudad, el de Gracia. “Aquí hay unos puntos estratégicos Gracia y El Borne…por eso he elegido Sants. En Madrid están en todas partes…hay más ferias…aquí todavía hay poco conocimiento del tema…en el barrio del Raval también puedes encontrar, pero en conjunto es más limitado que en Madrid donde hay más ayudas…aquí en un centro comercial es impensable ver nuevos diseñadores…”

© La Lola.Llegados a este punto, en el que como a todos, o a casi todos, las cosas no nos las dan hechas, nos adentramos en un punto importante cuando hablamos de La Lola. Quizás y porque para los que empiezan o hacen algo diferente, el camino es algo más complicado, el lema o la táctica a seguir podría ser el de “la unión hace la fuerza” o como diría D’artagnan, “Uno para Todos y Todos para uno”. La Lola, aunque sea un nombre en singular, a su manera aplica esta cuestión, englobando, en otro de sus rincones, el trabajo de jóvenes diseñadores, o como a ella le gusta llamarles, el trabajo de “sus niños”.

Digamos que es su aportación personal a la difusión de los nuevos diseñadores, un rincón dentro de su espacio que enriquece a ambas partes como comenta Meritxell “todos somos iguales, es publicidad para todos, yo gano calidad en lo que vendo y gano gente que me conoce…gano en amigos. Nos conocemos a través de Facebook, en las ferias…a ellos les interesa…a mí también y el arte se mueve, que es lo que nos interesa a todos. Ahora vamos a hacer cursos…Nos lo pasamos bien…es un espacio para todos, el mismo, porque todos somos iguales.”

© Agente-k.Por ejemplo, si La Lola va a una feria, me los llevo a todos, a mis niños…

Me llevo la bisutería vintage de Lito & Lola, el particular diseño de @má, las creaciones en estado puro de Espurnes Complements, la joyería y bisutería de diseño de Arquitectura de plata, las ediciones limitadas de Papirophilia, los creaciones inspiradas en la naturaleza de Mei Roman, las pequeñas obras de arte para el día a día de Artesania per tu, los delicados y dulces diseños de Pendientes dulces, el mundo lleno de complementos de Ósmit, los complementos multicolor de Blelop, las camisetas pintadas a mano de Nuria Sra P, las pequeñas monadas de Que Mona Complementos, el sabor a épocas pasadas de las piezas de La Habitación de Amélie, las cositas bonitas de Esquí, los gorros, bolsos, collares hechos con sedas y algodones naturales de Coquetería, los diseños de ensueño de El Taller de Noa, los abanicos de Estibaliz Grau, las mágicas creaciones de Daris ilustración, los irrepetibles diseños de La tienda de Lisa, los complementos de DequitayPon, la ternura de los complementos de Rosaguapis, los broches de Muñecas bailarinas, las ilustraciones que dan un toque diferente a tu portátil de Ladyblackness, las únicas e irrepetibles piezas de Lei-libélula, los complementos para los más pequeños de Bimobebe, la joyería al alcance de todos de Phillip Eckert, las creaciones de la italiana Giallo Di Cadmio y las entrañables muñecas de Liz López.”

© La Lola.Una larga lista de jóvenes diseñadores que convierten a La Lola en un espacio diferente. Tienda, taller, un rincón para tus niños…proyectos que hoy son una realidad ¿qué será lo próximo?

Con un amigo en la India…camisetas, bolsos…traspasando las lolitas. Yo hago los diseños y él los fabrica. Además como he comentado antes vamos a realizar cursos, para los que contaré con algunos de “mis niños” como profesores, unos cursos en los que enseñaremos desde joyería a bisutería, e incluso cómo hacerte tu propia ropa y bolsos, podéis informaros de todos en: lalolacursosbcn.jimbo.com.

Ya han pasado casi dos horas, dos horas en las que hemos estado conociendo a La Lola por dentro, llega la hora de la despedida, no porque Meritxell no tenga más cosas que contarnos…porque como ella misma nos dice “La Lola quiere seguir creciendo y después de La Lola 1 si todo va bien, vendrá La Lola 2…3…, y si es posible todas ellas formarán parte de un proyecto aún mayor…” pero esa es otra historia…

Encontrarás La Lola en la calle Riera Blanca 23-25 (Collblanc) de Barcelona. El horario es de lunes a sábado de 10:00 a 20:30 horas y su teléfono 93 448 43 94.

Para lo que no estéis en Barcelona encontraréis más información en: lalolabcn.jimbo.com o en lalolabcn.blogspot.com

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*