© Ugo Camera/IFEMA.Esther Lebrato y el mundo canino, Cati Serrà y su vuelta a los orígenes, las coloristas propuestas de Cruz Castillo y el mundo infantil de María Ke Fisherman son las colecciones que presentaron los jóvenes diseñadores en la primera jornada de la Cibeles Madrid Fashion Week, dedicada a El Ego.

“Doggygirlfriend”, es la colección masculina de Esther Lebrato para la próxima primavera-verano 2011, sin duda alguna la propuesta más atrevida del primer día de la Pasarela Cibeles. Estampados caninos realizados a mano con pinturas acrílicas y rotuladores de colores, inundaron prendas amplias y con volúmenes. Una propuesta sólo apta para hombres sin complejos.

© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.
© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.

Tras este despliegue de arriesgados diseños le tocó el turno a la colección de Cati Serrà, con ella los colores del mar se subieron a la pasarela; turquesas, verde aguamarina, blancos y ocres dan color a prendas suaves de formas orgánicas. “Luca”, la propuesta con la que la diseñadora mallorquina vuelve a sus orígenes, nos trae líneas simples, sencillas, que nos recuerdan formas de vida marina como los corales o el suave movimiento de las olas.

© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.
© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.

Los catalanes Cruz Castillo presentaron “Chicuace”, una colección que quiere sumergirse en la energía creativa de los pueblos de la América Precolombina. Colores vibrantes y estampados que muestran los tapices y bordados de los artesanos sudamericanos. Una propuesta tanto para hombre como para mujer que mostró también piezas unisex. Diseños donde los bordados se unen a los estampados digitales y la serigrafía, técnicas utilizadas habitualmente por Cruz Castillo.

© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.
© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.

Un regreso hasta nuestra niñez, un recuerdo de que continuamos siendo niños pero sin olvidar lo que nos hizo mayores, con esta idea parte la colección de María Ke Fisherman. Una propuesta de formas suaves e inocentes, de colorido templado…que se unen a los toques flúor, los agujeros sugestivos y las transparencias de los tejidos calados amurallados por elásticos de tierna lencería, que descubren la feminidad más adulta. Elementos fuertes y frágiles interaccionan haciendo prevalecer una dispar armonía en la que todos tienen su función inexcusable. Una línea en la que comparten perchero vestidos de ganchillo y jerseys hechos a mano, algodón, plástico, estampados reflectantes y alguna “chupa” recortada de vida plástica que cubre sedas transparentes. La temática de los detalles se divierte entre estampados de monos saltarines fluorescentes, ardillas con bola mágica de cabra con pelo sintético -en ocasiones, teñido- y palomas plastificadas rellenas de gel.

© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.
© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.© Ugo Camera/IFEMA.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*