© Moschino.La firma italiana ha presentado en Milán su propuesta para la primavera-verano 2011, una colección en la que las rayas, los lunares, los cuadros de Vichy, flores en 3D y los prints, alternando colores, blanco, azul, rojo, negro y amarillo provocan una explosión de energía gráfica.

Respetando a la tradición y la historia de la moda, la colección se ha dividido en primavera y verano, reuniéndola en una sola visión colorida y efervescente que es gráficamente distintiva y visualmente muy estimulante.

Este viaje gráfico, que nace en el ADN de Moschino, se cruza poco a poco en un mundo de pura transformación inspirada en el surrealismo: una cinta de medir de seda se convierte en el asiento, las tijeras hacen funciones de cierre de chaquetas, los dedales se utilizan como montantes de metal, el pañuelo de bolsillo de una chaqueta de corte cruzado masculino se convierte en un barco pequeño de tela, y los ojos de buey se utilizan como elementos decorativos.

© Moschino.© Moschino.© Moschino.

Una colección acompañada también por una serie de accesorios y joyas contagiados de la energía de gráficos coloridos, con aros con lunares azules y blancos, pulseras o brazaletes a rayas blancas y rojas, cinturones dorados, zapatos y sandalias confeccionadas en seda, una colección que ha llenado de energía la pasarela de Milán.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*