© ELLE.Un viaje que comienza en el Festival de Cannes, el festival que marca el punto de partida de la primavera y las elegantes líneas de inspiración “alta costura” de Croisette, la primera de las propuestas de una colección para la primavera-verano 2011 en la que ELLE te trasladará a un entorno natural, romántico y emocionante.

Con esta primera línea, las rayas marineras estarán en el “punto de mira”, un estilo que siempre es tendencia y que se convertirá en el protagonista de un coqueto vestido de punto y realzará los forros de las chaquetas de muletón. Las rayas darán paso a otro clásico, los cuadros de vichy, que harán de las blusas una prenda imprescindible si queremos conseguir un look falsamente retro. El verano entrará en Croisette con estampados inspirados en postales veraniegas, unos estampados que se verán realzados por bordados plateados como los que animan los tops, una divertida prenda que las más pequeñas podrán lucir con vaqueros lavados a la piedra con detalles de cuero. El azul marino y el color crudo que forman las tonalidades de esta línea se reavivan con un rojo tónico y un azul cielo.

© ELLE.© ELLE.El viaje continúa con un ambiente de influencia japonesa. El delicado estilo de Sakura, la segunda línea de la propuesta, nos presenta un look romántico casual en un entorno natural y moderno. Una delicadeza que nos muestran diseños como el esbozo de una flor de cerezo que brota sobre algodón flammé adornado con lentejuelas. Los tejidos son finos y ligeros, realzados con efectos táctiles y texturizados. El toque romático lo ponen blusas de vaporoso popelín que se combinan con vaqueros slim teñidos y con detalles de lurex. Sakura se tiñe de negros y grises, tonalidades que se iluminan con rosas camelia y pastel.

Y para finalizar este viaje, nos adentramos en el verano y con él en Happy days, una línea de inspiración gráfica y colorista, donde reaparecen las mezclas de estampados y de topos con un acabado descolorido. Tonos lisos protagonizan prendas depuradas con volúmenes trabajados en una propuesta en la que las rayas marcan el ritmo con toda libertad. Los estampados “all over” sobre voile de algodón se presentan tanto en versión mini, en un estampado liberty sobre un ineludible vestido largo, como en versión maxi, sobre tops cubiertos de topos. Los bordados tono sobre tono acentúan los vaqueros desteñidos que las pequeñas de la casa lucirán en un verano que brillará con los tonos ácidos de rosa y turquesa.

© ELLE.© ELLE.© ELLE.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*