© Bottega Veneta.Combinaciones nada convencionales y atrevidos accesorios dan un toque provocador y de cierta rebeldía a la exquisita propuesta de Bottega Veneta para la colección de hombre otoño-invierno 2010-11. Las formas, evolucionadas de la línea de primavera, son estilizadas y tremendamente urbanas; pantalones ajustados a la pierna, más anchos en cintura y chaquetas un tanto más largas, con unos hombros más naturales.

La paleta de colores, extremadamente variada, se decanta por los tonos oscuros, con una sutil gradación de tonos negros, gris carbón, verde botella, azul oscuro, todo con unos tejidos que van desde lo formal a lo sport, y desde la tecnología más tradicional a la más avanzada. Lanas, algodón, pana y piel, conviven con la piel, que añade un toque de profundidad y textura.

© Bottega Veneta.© Bottega Veneta.© Bottega Veneta.

Tomas Maier, director creativo de Bottega Veneta, resalta que en esta colección “hemos querido dirigirnos a las diversas formas en que los hombres se ven a sí mismos. El objetivo de Bottega Veneta siempre está en ampliar el vocabulario de la moda masculina, para añadir individualidad y expresión. Así que hay sofisticación, al mismo tiempo que un espíritu travieso, bravura, excentricidad y rebeldía, todo depende de cómo se combina.

© Bottega Veneta.© Bottega Veneta.© Bottega Veneta.

La colección de Bottega Veneta va más allá de las prendas, así nos encontramos con bufandas, calcetines muy distintivos, un anillo de plata envejecida o una maleta de piel de cordero. Y en una estación como el invierno, en la que los accesorios son fundamentales, los calzados también juegan su papel protagonista con zapatos de inspiración motera o botas de piel brillante y cocodrilo.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*