Estamos en constante cambio tanto interno como externo, unas veces lo buscamos y otras… ¡nos viene sin avisar! Para muchos, el inicio de un nuevo año es el momento perfecto para poner en práctica aquello que deseamos cambiar de forma consciente, como puede ser el paso a una dieta vegetariana.

Mareva Gillioz entrevista en Agente-KSi entre tus propósitos para este recién estrenado año está el transformar tu estilo de vida desde la alimentación pasando a una dieta vegetariana, la dietista y coach nutricional especializada en naturopatía Mareva Gillioz nos descubre a través de esta entrevista, algunos consejos, falsas creencias, suplementos y mucho más, para que tus pasos en este cambio de dieta sea ¡todo un éxito!

Introducción

Mareva Gillioz dietista y nutricionista profesionalSiempre hay un motivo que nos lleva a cambiar, en este caso hacia una nueva forma de alimentarnos, y si para este cambio podemos contar con la guía de una persona que haya vivido en primera persona cambios positivos en su alimentación -sea la que sea- adaptados a sus necesidades, se convierte sin duda alguna, en la mejor referencia. Por eso creemos que la mejor forma de empezar es que conozcas a Mareva y su historia, una historia de cambios en la alimentación motivados por la salud que como ella misma nos dice – “supusieron un antes y un después en mi vida”.

Mareva Gillioz se forma como dietista integrativa y coach nutricional entre España, Estados Unidos y Suiza, una formación que comienza tras sufrir diversos problemas digestivos, eternos constipados y migrañas durante años, y por los que debía tomar múltiples medicamentos que sólo le hacían sentir peor.

“Decidí entonces coger las riendas de mi salud, lo que me ayudó a entender mi sintomatología y descubrir que padecía Candidiasis intestinal, razón por la que siempre tenía agotadas mis defensas y se perpetuaba mi cuadro inflamatorio. No obstante, me hizo también entender que en el fondo, era mucho más fuerte de lo que pensaba, y que no era aquella persona débil o hipocondríaca que creía ser.”

Para mí, la alimentación ha marcado un antes y un después en mi vida. Mareva

“Cambiando mi alimentación, cambié también mi estilo de vida y entendí sobre todo, que somos una unidad en la que debemos nutrir nuestro cuerpo, mente y alma, día a día, desde el respeto, la conciencia y el cariño.

Mareva Gillioz en su consultaPor eso mi lema, mi filosofía es la Happy Food Therapy, porque es como creo que debería ser toda manera de alimentarse, es decir, una manera de cuidarnos y de valorar la alimentación como medicina y por otro lado, una manera de aportarnos placer, emociones y felicidad.”

El de Mareva es un camino que a lo largo de estos diez últimos años le han hecho conectar con lo esencial y creer en una dieta basada en alimentos reales y de calidad, escuchando a su cuerpo y su constante evolución, “la alimentación me ayudó a redescubrirme y conocer por fin mi mejor versión, por eso creo fielmente que comiendo bien, vivimos mejor.”

Comenzamos la transición · Introducción al vegetarianismo

¿Qué es la dieta vegetariana?

“La dieta vegetariana es una dieta exenta de animales, compuesta esencialmente en alimentos de origen vegetal, principalmente en cereales, legumbres, semillas, frutos secos, verduras y frutas. Podemos encontrar diferentes variantes dentro del mundo vegetariano clasificadas como:

  • Dieta ovolactovegetariana, en la que se consumen también huevos y lácteos.
  • Dieta ovovegetariana con consumo de huevos pero sin lácteos.
  • Dieta lacteovegetariana, sólo con lácteos, sin huevos.
  • Dieta vegetariana estricta, llamada también vegana, en la que se excluye todo producto de origen animal y derivados como por ejemplo la miel.

Dentro del veganismo también encontramos la dieta crudivegana que excluye la cocción por encima de los 40º, de cara a mantener el estado vital del alimento, basada en crudos, encurtidos, germinados, deshidratados y fermentados.”

Por tu experiencia, ¿quiénes se plantean el cambio a una dieta vegetariana? ¿Qué les mueve, qué les motiva?

Ensalada dieta vegetariana“La mayoría de mis pacientes que se plantean este cambio viene dado muchas veces por una circunstancia previa en la que su salud les estaba pidiendo un cambio en su manera de alimentarse, sobre todo en reducir su consumo de carne roja y refinados, a la vez que aportar más verduras y frutas.

Otro motivo frecuente es por lo que conlleva su filosofía, el no querer sacrificar o maltratar animales por cuestión ética así como de sostenibilidad y respeto por el medio ambiente.”

Hoja de ruta, consejos para una transición amable

¿Cómo empezamos? Para que la transición sea un éxito y no nos quedemos en el camino, ¿podrías darnos 5 tips o consejos?

  1. Diseñar y personalizar la transición. Al no haber dos personas iguales, es importante antes que nada ver si la persona sufre de alguna patología, ya sea inflamatoria, hormonal, intestinal o autoimmune, para determinar cuál es la mejor manera de llevar este cambio alimentario.
  2. Lo segundo más importante es ir poco a poco, se tiene que poder llevar con placer y sin que genere estrés; además debemos tener en cuenta que la mayoría de los personas tardan de 6 meses a un año en absorber bien el hierro no hemo, el de los vegetales.
  3. Mientras se reduce o quita algún tipo de alimento, es crucial incorporar su equivalencia en el reino vegetal, teniendo en cuenta también los gustos y posibles intolerancias alimentarias de la persona, además de su capacidad y fuerza digestiva. No podemos pasar de un día para otro de una dieta rica en refinados y en carnes a introducir grandes cantidades de fibra vegetal, podría resultar irritante para nuestros intestinos y bienestar.
  4. Seguidamente suplementarse durante la transición para evitar posibles déficits nutricionales, especialmente en vitamina B12, ya que sólo se encuentra en alimentos de origen animal.
  5. Aportar variedad y placer en nuestros platos es lo que hace que una dieta pase a ser una manera de alimentarnos de por vida. Creo más en enseñar cómo podemos alimentarnos bien priorizando siempre la calidad y el respeto por nuestro organismo.

No estamos sólos, un camino guiado.

Seguramente sea la opción que sea, bien por lograr una mayor energía, bien por una cuestión de salud o por una apertura de conciencia, en la consulta debes encontrar a diario personas que una y otra vez caen en los mismos patrones, errores que les hacen dudar o no obtener lo que buscan.

¿Cuáles son esos errores más comunes que cometen quienes comienzan con una transición al vegetarianismo?

Preparando una receta vegana“Más que errores los llamaría obstáculos y es que el entorno social en el que uno se mueve puede determinar muchas veces el éxito de una dieta, sea la que sea. Una buena preparación y organización es clave a la hora de llevar a cabo una buena alimentación.

No podemos esperar que el entorno sea el que nos cuide, somos nosotros los responsables a la hora de elegir nuestros alimentos, y la calidad debería estar por encima de todo. Pero de los errores también se aprende, por eso en consulta también se debe trabajar en el cómo anticiparnos a estos obstáculos para que cuando volvamos a enfrentarnos a ellos, estemos preparados y los superemos con éxito. Y de aquí surge la importancia de sentar unas buenas bases, dejarnos ayudar o guiar por un profesional.”

¿Sólos o acompañados?

Ensalada de legumbres“Para que una dieta cumpla con nuestros requisitos nutricionales ante todo debe estar bien diseñada por un profesional, sea esta vegetariana u omnívora. Una dieta vegetariana bien elaborada aportará los niveles adecuados de hierro, vitamina C para su mayor absorción y zinc entre otros.

Por otro lado, el profesional personalizará la dieta respetando el ritmo de vida del paciente y podrá aportar ideas y opciones vegetales que hasta ese día, le eran tal vez desconocidos.”

Mitos o realidad

Empecemos por las proteínas, pues seguramente quienes se inician en el vegetarianismo es lo que más escuchan de su entorno.

¿La dieta vegetariana es escasa en proteínas? ¿Cómo cubrimos las proteínas en la dieta vegetariana? ¿Algunos ejemplos?

Plato vegano con quinoa“Es cierto que existe este ‘mito’ causado sobre todo por desconocimiento nutricional, la verdad. La proteína no sólo se encuentra en la carne, pescado o huevo, también la podemos obtener en legumbres, cereales, semillas y verduras.

La soja y garbanzos son legumbres de similar calidad proteica que la carne, y si en el mismo día, se consumen también granos integrales como la quinoa, por ejemplo, junto con verduras como la kale y semillas o frutos secos, estaremos obteniendo proteína vegetal de calidad a través de nuestros platos.”

Y aunque el vegetarianismo no elimina necesariamente los lácteos y derivados ¿Los vegetarianos obtienen las cantidades necesarias de calcio para su organismo? ¿Cómo logramos obtener el calcio con esta dieta? ¿Algunos ejemplos?

Almendras“Es un error pensar que sólo podemos obtener nuestras fuentes de calcio a través de los lácteos. Las almendras, el sésamo molido, el tofu con algas, las legumbres como las alubias, verduras de hoja verde así como crucíferas (por ejemplo el brócoli) son buenas fuentes de calcio.

De todas formas, la salud ósea no sólo depende del calcio, también importa el ejercicio físico y la toma de sol para una buena producción de vitamina D. Otros elementos a tomar en cuenta son la vitamina K y magnesio, además de también evitar refrescos ricos en fosfatos y alimentos ricos en azúcar refinados, así como el abuso de sal.”

¿Un vegetariano tiene o necesita una suplementación de vitaminas y minerales? Independientemente de la salud de cada uno, y si lo consideras necesario, ¿hay una suplementación básica o necesaria siempre para los vegetarianos?

Fruta dieta vegetariana“La única suplementación que recomiendo tomar de forma imprescindible y como forma preventiva, es la vitamina B12 por ser la única vitamina que sólo pertenece al mundo animal. Todos los demás elementos se encuentran en el mundo vegetal y si la dieta está bien estructurada, no habría necesidad de suplementar con más vitaminas o minerales.

Si al contrario la persona tiene dificultades en llevar la dieta correctamente o la calidad de su materia prima no es la adecuada, entonces elementos como el omega 3, el hierro, zinc y otros, suelen prescribirse, pero ocurre tanto en el caso de la dieta vegetariana como la omnívora.”

La barrera mental

Estamos acostumbrados a unos determinados sabores y a un tipo de presentaciones. Los platos de ‘toda la vida’ se asocian a emociones, a situaciones, incluso a veces son utilizados como recompensa en algunos casos. ¿Cómo podemos sobrevivir a ello?

Colorido plato con vegetales“Cuando uno decide llevar una dieta vegetariana de manera voluntaria, el cambio y sustitución de los alimentos de origen animal por vegetales se suele llevar con gusto porque hay una conciencia puesta que sustenta todo ello.

Es fundamental por otro lado, encontrar versiones vegetarianas que también procuren placer para ir regulando el paladar -nuestro ‘termostato de sabor’- para que disfrutemos de los nuevos sabores y matices, satisfaciendo por completo nuestros deseos.

Plato vegetal, calabazaEl tipo de presentaciones se puede mantener perfectamente, la dieta vegana no es sinónimo de una alimentación aburrida y poco atractiva, ¡todo lo contrario! Es colorida, rica en texturas y en sabores. Por otro lado, lo de buscar un tipo de recompensa a través de la alimentación es algo a trabajar hagamos la dieta que hagamos.

La relación con la comida es emocional pero también deberíamos aprender a recompensarnos o premiarnos con otras cosas que no sean comida, y ese es otro punto importante a inculcar en nuestros estilo de vida actual.”

Y teniendo en cuenta que además del cambio de dieta, buscamos hábitos saludables ¿Cómo sobrevivir a las adicciones como los dulces?

Muffin de zanahoria“El dulce reconforta. De hecho la leche materna, el primer alimento que recibimos al nacer, es dulce, y por eso tenemos una tendencia en buscar ese sabor a la hora de compensar un disgusto o preocupación, pero hay que matizar que hoy en día existen varios tipos de dulce.

No es lo mismo el dulce procedente de un alimento que lo contiene naturalmente, como el de una calabaza, dátil o plátano, o uno integral como la panela (también llamada rapadura), que el dulce de un azúcar blanco refinado mezclado con sirope de maíz, ambos refinados y extremos.

Pastel vegetalEl natural e integral saciará nuestras necesidades dulces sin causar adicción, sin picos de glucemia en sangre, al contrario del segundo, que será de una potencia elevada en cuanto a sabor y en subidas de azúcar en sangre, provocando al cabo de un rato una bajada fuerte en la que el cuerpo nos pedirá de nuevo más dulce para volver a normalizarse, creando así las necesitadas y adicción.

Cuando un cuerpo recibe el dulce que de verdad necesita a lo largo del día, de manera natural se auto regula sin pedir ni vivir a base de adicciones, sólo de necesidades reales y afines a él.”

La barrera social…

¿Cómo sobrevivir a los eventos sociales? A comentarios en nuestro entorno del tipo “¡A ver si te vas a enfermar! ¿Estás seguro de comer de todo?”

“Para los eventos sociales sugiero siempre informarse bien del menú que se va a servir para preguntar si hay algún opción vegetariana o algún sustituto posible de lo que haya de origen animal.

Interior restauranteSi el evento es en una casa particular, se puede proponer el llevar o cocinar uno mismo su plato vegetariano y compartirlo con los demás, siendo ésta una excelente manera de enseñar las delicias que posee la dieta vegetariana. En definitiva, se trata de ir preparado, esa es la base.

La barrera social es también sobre todo mental y psicológica, pero si uno confía en lo que hace porque hay una conciencia, seguimiento y conocimiento adecuado detrás de todo ello, entonces es cuando uno es libre y hace que esa presión social, se haga pequeña y deje de afectar.

De todas maneras, veo necesario que al entorno más cercano se le explique el cómo y el por qué se quiere llevar este tipo de dieta para evitar conflictos, preocupaciones y posibles miedos, ya que es desde el conocimiento que se aporta tranquilidad y seguridad.”

Mindful eating

Ser conscientes de lo que sentimos físicamente y de nuestras emociones mientras comemos, entablando una relación sana con la comida, es lo que nos plantea el mindful eating. ¿Se podría decir que el vegetarianismo está más cerca de este concepto que de la ‘dieta tradicional’?

“De manera indirecta, puede que sí, pero existen también personas vegetarianas o veganas que comen con el mismo o mayor piloto automático que las personas que comen una dieta más ‘tradicional’.

Practicando yogaEl mindful eating nos plantea el comer con conciencia, sobre todo desde el cómo lo hacemos y con qué actitud. Ayuda a darnos cuenta del por qué de nuestras elecciones por tal alimento y no otro, y a ser conscientes también de las cantidades reales que necesitamos para saciarnos, apreciando más los sabores y texturas en cada bocado.

El acto de conciencia tiene que ver con la auto observación y respiración antes, durante y después de comer, y eso de hecho tiene mucha relación también con el yoga. Por eso muchas personas se convierten al vegetarianismo tras descubrir y practicar yoga, o por lo menos reducen su consumo de carne mientras también aumentan sus vegetales y la calidad los mismos.

Para mí, ante todo, es una cuestión de escuchar el cuerpo y comer con los 5 sentidos, apreciando y valorando lo que tenemos en el plato, honrándolo, comamos o no proteína animal.”

Si quieres obtener más información o ponerte en contacto con Mareva Gillioz puedes visitar su web: www.marevagillioz.com.