© Fred Perry/Amy Winehouse.La relación de Fred Perry con la música viene de muy atrás. A través de varias décadas reconocidos músicos se han identificado con el icónico logo del laurel, que se convirtió en insignia para mods, beatniks, cabezas rapadas, punks y prácticamente cualquier tribu relacionada con la música desde el ska al hip hop.

Siguiendo los pasos de leyendas como Paul Weller, Terry Hall y Damon Albarn, la inimitable Amy Winehouse -uno de los talentos musicales que ha dado Inglaterra este milenio, y reconocible al instante por su estilo, así como por su voz teñida de negro- es una reconocida fan de Fred Perry, una afinidad que la ha llevado a colaborar con la marca en una línea de 17 piezas entre prendas y accesorios.

© Fred Perry/Amy Winehouse.La colección es totalmente Amy – incisiva, intelignte, sexy y con mucha actitud – pero a la vez permanece fiel a la estética de Fred Perry y a su herencia inigualable. Piezas clásicas como el polo M12 con dos rayas, la chaqueta Harrington, o el vestido de punto, reciben un tratamiento Winehouse y aun así se siguen reconociendo a primera vista. Un twinset muy femenino que derrocha estilo de los cincuenta, con cuadros de vichy que dejan de ser inocentes, faldas de tubo que se acortan peligrosamente, y pantalones Capri con un toque punk.

Los colores predominantes son el negro y el rosa. Los cuellos decididamente se llevan levantados, listos para la acción. Y por cada detalle masculino hay un toque ultra femenino. “Estoy muy emocionada de haber hecho esta colección con Fred Perry. Hemos estado trabajando en ello durante bastante tiempo y es genial ver finalmente el resultado,” comenta Amy Winehouse.

Por su parte John Flynn, director general de Fred Perry, añade: “Estamos muy contentos de que Amy esté trabajando con nosotros en este proyecto tan especial. Hemos tenido una gran relación con ella durante años ya que ella ha sido una leal fan de la marca. El estilo de Amy y su actitud ante la música y la moda planean sobre esta colaboración. Esperamos que sus fans y los nuestros lo vean de la misma manera.”

La colección de Amy Winehouse traslada la línea de mujer de Fred Perry a un nuevo espacio en el mundo de la moda, donde se enfrentan las expectativas y la visión convencional de la marca se desafía. Una colección que sólo podía haber sido diseñada por una artista extraordinaria.

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*