Consejos para tomar el sol en veranoA quién no le gusta verse bronceado en verano ¿verdad? El sol es fuente de salud y vernos [email protected] en primavera y verano ¡siempre nos anima!

Es cierto que debemos tomar precauciones a la hora de exponernos al sol; protegernos correctamente es fundamental para evitar lesiones y prevenir el cáncer de piel.

Para conseguir convertir al astro rey en nuestro aliado y disfrutar de él con máximas garantías, te ofrecemos estos 10 consejos para tomar el sol* con los que lucir un bronceado perfecto sin poner en peligro ¡¡tu piel!!

10 consejos para tomar el sol y disfrutarlo con garantías

  1. Evita exponerte al sol durante las horas centrales del día. De esta forma evitarás la máxima irradiación -que tiene lugar entre las 12:00 h y las 16:00 h- ya que a estas horas los rayos solares son más perpendiculares y penetran más en la piel dañándola.
  2. Aplícate un fotoprotector por lo menos 30 minutos antes de salir de casa. Renueva su aplicación cada 2 horas y después de cada baño o tras realizar un ejercicio físico intenso. Emplea la cantidad adecuada; una persona adulta requiere el equivalente a cuatro cucharadas soperas, unos 35 grs, para proteger todo el cuerpo; un dedo de fotoprotector será suficiente para la zona de la cara y el  cuello.  No olvides algunas zonas que con frecuencia sufren quemaduras por descuido a la hora de aplicar la crema solar: suelen ser el dorso de los pies, los pabellones auriculares, la espalda, el cuero cabelludo y las áreas próximas a la ropa de baño.
  3. Utiliza el factor de protección solar adecuado a tu tipo de piel (fototipo), a la intensidad de tu bronceado actual y a la cantidad de radiación solar. Elije un fotoprotector solar de amplio espectro que te proteja frente a los rayos UVA y B con un factor de protección solar superior a 15. Es especialmente recomendable utilizar un factor de protección elevado (≥50) si eres una persona pelirroja o rubia, tanto al inicio del verano como si estás en una zona próxima al ecuador.
  4. Muy importante, algo que no solemos hacer, fijarnos en la fecha de caducidad de las cremas solares. Una vez abierto el envase, el producto se oxida y el filtro va perdiendo eficacia, de manera que pasada la fecha de caducidad indicada, es muy probable que la protección no sea tan eficaz. Si observas signos visuales como que los ingredientes están separados, es decir, ves el aceite por un lado y el agua por otro, o la crema está compactadas o cuarteada, no lo dudes y desecha el producto.
  5. La duración de la exposición al sol debe ser progresiva. Es importante extremar la prudencia al inicio del verano, limitando las exposiciones cuando todavía estamos [email protected] para evitar eventuales quemaduras.
  6. Evita el exceso de insolación que padecen las áreas más expuestas como el cuero cabelludo utilizando sombreros, gorras con visera, pamelas, así como también evita el exceso en las áreas más susceptibles, como los ojos, utilizando unas gafas de sol homologadas.
  7. Especial cuidado debemos tener con los peques de la casa; deben protegerse especialmente del sol, ya que su piel es más sensible a las quemaduras. En el mercado encontrarás cremas solares específicas para niños; no sólo son más resistentes al agua y a la fricción, sino que además minimizan los riesgos de irritación y alergia. También puedes encontrar firmas que ofrecen ropa de baño con protección solar. Los bebés menores de 6 meses no deben exponerse en absoluto al sol. Los episodios de quemadura solar en infancia han sido propuestos como un factor de riesgo independiente para el desarrollo de melanoma en la vida adulta.
  8. Algunas sustancias antioxidantes como los betacarotenos y la vitamina E pueden reducir la sensibilidad de la piel y aumentar su resistencia al sol en ciertas circunstancias. Sin embargo, siempre deben combinarse con el protector solar.
  9. Hidrátate mucho y bebe mucha agua para compensar la pérdida de líquido que sufrimos a través de la transpiración. Las temperaturas altas, la piscina y el mar hacen que la piel se reseque más de lo normal. Debemos tener especial cuidado con los niños y los ancianos, ellos son los más susceptibles a la deshidratación. Evita el ejercicio intenso en días calurosos y húmedos.
  10. Revisa los nevus y las manchas sospechosas, especialmente con personas con un riesgo aumentado de cáncer cutáneo que:

· Tienen piel clara o sufren quemaduras con facilidad.
· Tienen historia de quemaduras solares en infancia.
· Pasan mucha horas al sol.
· Se exponen al sol de forma intensa en cortos periodos de tiempo.
· Utilizan o han utilizado cabinas de bronceado.
· Tienen más de 50 lunares.
· Tienen una historia familiar de cáncer de piel.
· Tienen más de 50 años.
· Tienen un trasplante de órganos.

* Estos 10 consejos se han elaborado con la colaboración de la Clínica Tufet. Si quieres ampliar más información sobre estos tips para tomar el sol con máximas garantías, puedes contactar con la clínica en el tlf. 93 459 03 44 o 93 458 41 68 o visitar la clínica en el Paseo de Gracia 86.

Créditos fotos: Foto de portada: effektvoll.photography | Foto de la mano en la piscina: visualpanic vía Compfight cc

¿Te apuntas?

Suscríbete a nuestro newsletter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*