Los Manolos, el sueño de Cenicienta

Calzado que no pasa del tobillo, con la parte inferior de suela y lo demás de piel, fieltro, paño u otro tejido, más o menos escotado por el empeine. Claro y llano. Es el significado de un zapato según la Real Academia de la Lengua Española. Sin embargo su significado cambia con el paso de los años. Hoy en día el zapato se ha convertido en el objeto fetiche de todas las mujeres. Plano, de tacón, en plataforma, de cuña… un sinfín de posibilidades diferentes que cada año son adquiridos por las fanáticas de esta prenda tan valorada. Sólo si se es mujer se puede comprender hasta qué punto llega a ser importante lucir como nadie tan vanagloriada pieza.

Aun así, Manolo Blahnik el gran diseñador de la moda española y propietario de una de las marcas más prestigiosas de calzado del mundo parece haberlo descubierto ya hace bastantes años. Pero es ahora cuando los vemos de los pies de las actrices más bien pagadas de Hollywood. Hasta Madonna los ha calificado como mejores que el sexo. Pero fue Sarah Jessica Parker, en su brillante comedia Sexo en Nueva York la que alzó a este diseñador a la cuna del éxito mundial.

Los Manolos son mucho más que un zapato. Con materiales de alta calidad y lujosa pedrería pueden llegar a costar 3.000 euros por cada par. Sin duda, un sueño para los miles de españolas mileuristas que se tienen que conformar con los fusilajes baratos de Zara. Tacones de vértigo realizados por este genio zapatero son el Prozac de miles de mujeres. Estos zapatos cambian el ánimo y la ilusión de sus portadoras convirtiéndolas en super woman y haciendo de ese magnifico instante el sueño de convertirse en una cenicienta moderna que no espera a su príncipe azul, sino que sale en su búsqueda, eso sí en jet privado.

Sofía Borrás es licenciada en Publicidad y RRPP en la en la Universidad Abat Oliba CEU y licenciada en Periodismo en la Universidad Abat Oliba CEU. A través de su columna realizará un repaso a las tendencias actuales para hablar de lo que está de moda en cada momento y de cómo lo vive la gente de la calle, abarcando diferentes propuestas de diseñadores, prendas, tejidos, colores, etc.